Golliat

Este Golliat que duerme es una mujer

De pechos pequeños y duros
y pezones como las espirales
que crece en la corteza de algunos árboles
como los de Anna Rossetti
a los que me aferro
como a clavos ardiendo.

De espalda grande y fornida
como el jodido mapa físico de Rusia
plagado de minas rojas y marrones
de donde los mineros soviéticos
podrían sacar diamantes tan maravillosos
que harían resucitar a todos los avaros zares fusilados.

De piel tersa y tensa
la cuerda por la que camina
el equilibrista borracho que vive en mis manos
quiero frotarla con la yema de mis dedos
hasta hacer fuego, fuego fatuo
que me de señales vitales.

De piernas largas
que no puedo abarcar
con un solo golpe de vista
voy a dejarme los vértices de los ojos
en intentarlo.

De dedos largos
como raíces
perdidas y milenarias
monturas en las que cabalgar
los más salvajes caballos.

No me atrevería a tirarle piedras con mi honda
aunque se jugase la historia de todo mi pueblo.

Primeras Citas: Rita Hayworth

Recuerdo el día que me encontré a Rita Hayworth en la puerta del City.
Tenía el pelo aprisionado en un recogido pero algunos mechones se le escapaban y se esparcían por su cara.
Fumaba uno de esos cigarrillos largos
con nombre de revista de moda
que a veces mis amigos fumaban
antes de pasarse al Camel o al Lucky
Iba a cambiarme de acera
para no tener que pasar cerca de ella
pero tenía los ojos vidriosos
y ya sabéis que soy muy vulnerable
Después me di cuenta de que sólo quería que alguien
le invitara a una copa
Entramos y bebimos en silencio
Ella limpió el borde de su vaso
más de 50 veces antes de darle el primer trago
Mientras Orson Welles nos espiaba desde la ventana
con unos prismáticos para hacerse notar
arañando el cristal
empañándolo con el vaho de sus suspiros
El silencio se rompía cuando ella comentaba lo dura que es la vida en Hollywood
Yo a cambio le hablaba de lo aburrida que es la vida en Huelva .
Miraba el futbolín
quería proponerle jugar
pero sabía que ella diría que no
Joder Katherine Hepburn
Ella hubiera aceptado
Joder ella sí que es un primor.

Chayka

Todo ser viviente
se ha extinguido
solo queda Ella
guardando las vidas
todas las vidas
que se niegan a acabar su ciclo
Aún así
a veces abre sus labios y grita
pero nadie escucha en el vacío
Lleva miles de años sola
pero no ha conseguido reconocerse
Solo se reclama a si misma
una y otra vez
Pero yo me he reconocido
como animal extinto
que vuelve a la vida
en su grito

Y me reclamo a mi misma
y a ella
Reclamo sus pezones duros
como los de Ana Rossetti
a los que voy a aferrarme
como a un clavo ardiendo

Escena Final (I) (pero espero que en los títulos de crédito haya secuencias eliminadas)

Será en uno de esos cafeterías llenas de libros y revistas donde una puede ir a sentarse a leer mientras disfruta del primer café de la mañana
sintiéndose una persona de mérito
y creyendo que va a tener uno de esos días prolíficos donde en todos los sentidos se siente completa.

Me gusta pensar que a quienes te dijeron que estaba allí les mentí diciendo que tenía quehaceres que me impedían pararme pero que ellos, conociéndome de más, sabían que lo que quería era disfrutar de la soledad en las primeras horas de la mañana, ordenarme un poco la cabeza y soñar con qué podría depararme el día.
”Ya sabes, no puede despertarse del todo sin leer el periódico o algunos versos de Mallarmé” te dirán mientras empiezas a andar el camino que te llevará a encontrarme, pero tú sabes que ni siquiera sé quién es Mallarmé y que si cuando llegues tengo un periódico entre las manos es porque algún listo antes que yo ha cogido el último cómic de Mortadelo y lo está disfrutando mientras toma su desayuno.

Me buscarás con la mirada
al notar que me has encontrado y te acercas lentamente a mi
alzaré la mirada por encima del periódico y veré tus ojos temblorosos.

Con gesto sereno, doblaré el periódico, me levantaré y me acercaré a ti guardando las formas hasta que estirando tus manos, me toquen y me arrastren hacia ti.

Nos besaremos como Cary Grant e Ingrid Bergman.

Tan cerca de tus labios pierdo esa pretensión de querer ser un galán.

No quiero ser un tipo duro que mira las crónicas del último combate de boxeo mientras fuma Malboro.

No quiero ser un gángster pensando cómo asesinar a quien le robó el último TBO de Ibañez.

No quiero un falso tipo duro,no soy tan capulla como Cary Grant.

Y sin parar de besarte tendré que decirlo:
Nuestro amor es bastante extraño

Y sin dejar de mirarme me preguntarás: ¿Por qué?

-Porque puede que tú no me quieras-sentenciaré haciéndome la sueca.

Y tú responderás con dureza y condescendencia: -Cuando deje de quererte te avisaré.

Harás una pausa y con media sonrisa, volviendo a esa ternura tan impúdica de acabarás con nuestra pequeña pantomima que por primera vez cobra sentido:
-Los hechos valen más que las palabras.

Dejaremos de besarnos cuando llegue el camarero con dos cafés.

Nos separaremos
Nos sentaremos a la mesa
y mientras das un sorbo, cojeras con una mano un periódico que agarrarás al revés, harás como que no estoy allí, fingiendo concentrarte en tu lectura pero de reojo verme embobada en tu sobriedad te hará soltar una sonrisa nerviosa.

Yo te imitaré, y acercándome por fin el tan ansiado cómic de Mortadelo devuelto al estante, fingiré prestarle toda mi atención mientras me atuso una barba imaginaria.

Posarás inocentemente tu mano libre sobre la mesa, y yo como por impulso mecánico e indiferente pondré la mía encima.

Enfrascadas en nuestra pompa de pretensión y teatralidad romperás el silencio sin apartar la vista del ejemplar.

-Todos los días desde hace 41 años, Mohamed-Ali le gana el combate a Foreman

Me invade la sensación de que no voy a querer dejar de mirarte nunca más:

-Sí, la verdad es que el boxeo está cada vez más aburrido.

El ataque de las amantes con el útero lleno de hormigas (I)

Llegó la noche
y con ella las amantes con el útero lleno de hormigas.
Tienen la cabeza nidos deshabitados
algún halcón les ha robado los huevos
pero a ellas les da igual.
El respeto atávico entre depredadores

La invitan a bailar
Ella dice que no, que eso no es propio de una tipa dura

Pero amanecerá
y volverá a casa con las botas rotas y oliendo a Funky.

Neptuno (I)

Esconderás a Hemingway detrás de las barras
En París solo queda Entropía
y quieren mandarnos a vivir allí

Neptuno ahoga a mis marineros
negándoles el agua

Escupirás de tu boca mi saliva
creerás así encontrar la redención

Matarás las tormentas a tu paso
y yo querré quemarme los ojos
de tanto mirarte fijamente
y ver el Sol

Neptuno ahoga a mis marineros
negándoles el agua

¿Por qué nos empeñamos en cambiar
la posibilidad de vivir oyéndonos divagar
por preguntarnos eternamente
Si habríamos hecho lo que Mondrian a la pintura
y hubiésemos convertido en un álgebra el amor?

”El Jazz se suicidó
pero no dejó suicidarse a la poesía” (Jack Kerouac)

El Rock se suicidó en los ochenta
y aunque resucitó en los noventa
tampoco dejó suicidarse a la poesía

Se suicidaron los posmodernos
porque esa definición ya sonaba anticuada
pero no dejaron suicidarse a la poesía

El Capitalismo ni si quiera se suicidará
porque ya nació muerto.

Y cuando el Comunismo
se tragó su propia bilis
y murió
reservó su último esfuerzo
para salvar a la poesía del suicidio

Ian Curtis

Kurt Cobain

Stefan Zweig

Sylvia Plath

sospecho que también Nick Drake

y hasta El Principito se suicidó

¿Creéis que fue alguno de ellos quien dejó a la poesía suicidarse?