Blake

Ahora lo sé nuestro amor no es platónico
como yo creí cuando te vi por primera vez
y quise justificar el verme tan desnuda
en plena calle
al saltarme la clase de inglés
para fumarme los primeros cigarros.
Nuestro amor es Blakeano
Nadie nos verá besarnos por las calles
no te felicitaré el día de tu cumpleaños
ni estaré cuando todos tus sudores se convierten en aplausos.
Pero tampoco razonaré porqué no estás aquí ahora
ni nos compararé con las películas de la Nouvelle Vague
Mi tarea es crear
para no caer en el modo de amar
de los falsos prójimos
y genuinos proxenetas.

Clara de Noche/Clara de día

Clara de Noche
escondida en las revistas antiguas
en los cajones de mi hermano
la dibujaron con trazos muy oscuros y definidos
siempre con un vestido negro y brillante
en las esquinas de Madrid esperando.

Clara de Día
mil y una formas de belleza serena
Un caleidoscopio en blanco
Es Anna Karina y anda como baila
parece estar a apunto de robar un banco.

Clara de Noche
descubrió la muerte
en la cama
uno de sus clientes habituales
no pudo más
y se quedo frio en sus brazos.

Clara de día
descubrió la muerte
en la ducha
y en los senos peludos
de María,la Virgen.

Clara de Noche
la recuerdo con las mejillas
las orejas enrojecidas
y el calor subiendo por la garganta
así como solo se puede vivir
a Clara de Día.

Golliat

Este Golliat que duerme es una mujer

De pechos pequeños y duros
y pezones como las espirales
que crece en la corteza de algunos árboles
como los de Anna Rossetti
a los que me aferro
como a clavos ardiendo.

De espalda grande y fornida
como el jodido mapa físico de Rusia
plagado de minas rojas y marrones
de donde los mineros soviéticos
podrían sacar diamantes tan maravillosos
que harían resucitar a todos los avaros zares fusilados.

De piel tersa y tensa
la cuerda por la que camina
el equilibrista borracho que vive en mis manos
quiero frotarla con la yema de mis dedos
hasta hacer fuego, fuego fatuo
que me de señales vitales.

De piernas largas
que no puedo abarcar
con un solo golpe de vista
voy a dejarme los vértices de los ojos
en intentarlo.

De dedos largos
como raíces
perdidas y milenarias
monturas en las que cabalgar
los más salvajes caballos.

No me atrevería a tirarle piedras con mi honda
aunque se jugase la historia de todo mi pueblo.

Neptuno (I)

Esconderás a Hemingway detrás de las barras
En París solo queda Entropía
y quieren mandarnos a vivir allí

Neptuno ahoga a mis marineros
negándoles el agua

Escupirás de tu boca mi saliva
creerás así encontrar la redención

Matarás las tormentas a tu paso
y yo querré quemarme los ojos
de tanto mirarte fijamente
y ver el Sol

Neptuno ahoga a mis marineros
negándoles el agua

¿Por qué nos empeñamos en cambiar
la posibilidad de vivir oyéndonos divagar
por preguntarnos eternamente
Si habríamos hecho lo que Mondrian a la pintura
y hubiésemos convertido en un álgebra el amor?

”El Jazz se suicidó
pero no dejó suicidarse a la poesía” (Jack Kerouac)

El Rock se suicidó en los ochenta
y aunque resucitó en los noventa
tampoco dejó suicidarse a la poesía

Se suicidaron los posmodernos
porque esa definición ya sonaba anticuada
pero no dejaron suicidarse a la poesía

El Capitalismo ni si quiera se suicidará
porque ya nació muerto.

Y cuando el Comunismo
se tragó su propia bilis
y murió
reservó su último esfuerzo
para salvar a la poesía del suicidio

Ian Curtis

Kurt Cobain

Stefan Zweig

Sylvia Plath

sospecho que también Nick Drake

y hasta El Principito se suicidó

¿Creéis que fue alguno de ellos quien dejó a la poesía suicidarse?

Poesía

En primera estancia azar

en segunda sangre

y en última descomposición

Dejar de dormir

para vivir en un continuo despertar.

No parar de vomitar un solo momento.

Vivir recordando que no se puede olvidar

Acumulando derrotas.

.Transcender lo humano

volverse cada vez más animal.

Sentir el ardor de unos instintos

imposibles de sofocar

Perdedora por vocación en este cuarto

Aquí tumbada

Me crecen cuernos en los pechos

y muros en la espalda

Soy el Lázaro  al que dicen: Levántate

pero no anda

Las bragas se amontonan en el suelo

podría engañar y decir que tengo miles de amantes

pero sólo tengo en las esquinas mugre que se asfixia

luchándo  por seguir respirando

En las paredes

se reflejan las sombras que seguimos los encadenados

aún no he comprendido que existir es algo más que ser nombrado

Las luces de mi cuarto son las de un burdel

 en habitaciones menos sórdidas no podria amanecer

El hábitat de un ser que vive cansado

Animal carroñero

que acecha el techo desesperado

A ver si logran descomponerse

los órganos por los que me he desangrado