magnicidio

Perdía mi encanto a pasos de gigante

Me deshacía todo el rato en gotas de condescendencia

Imaginando altares dorados

en los baños del metro

donde asaetaras tu cuerpo

en forma de ofrenda

pero tu muerte llegaba

y no había primavera que me salvara

de asistir al entierro

 

Tus últimas oraciones

ante mi pubis

fuiste a rezarlas

 

Yo que construí de tu esencia altares

por tenerte en tan alta estima

Empecé a destruir tus ciudades santas

la noche en la que en una timba

aposté más de dos fichas rojas

y te llevaste la mía

 

Preguntaba todo el rato

de dónde salen las canciones

si hasta hoy has preferido

dormir a cantar entre los muertos

 

Me hacías sentir tan heroica

que aún no entiendo

como no viniste al mundo

en forma de jeringuilla

o de cuchara tirada en la calle

que no se inmuta

ni con la llegada del obispo

ni con los furgones policiales

 

Y del exquisito cadáver que encuentren

desollaré de su piel

las palabras que jamás serán verso

porque tú ya no eres poesía.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s